Un estudio señalo que la malnutrición infantil aumentó un 3% en el último año, llegando a alcanzar el 53,2% en los barrios populares.

La crisis generada por el modelo económico de Cambiemos llevó a un aumento del desempleo y de la pobreza. Esto se expresa en los barrios populares de la Ciudad de Buenos Aires, en los que un estudio advirtió que el 52,28% de los niños, niñas y adolescentes de los barrios populares presenta malnutrición, un 3% más que en 2018.

El Indicador Barrial de Situación Nutricional, de la organización Barrios de Pie junto con el Consejo Económico y Social de la Ciudad de Buenos Aires (CESBA), a cargo de la precandidata a legisladora por el Frente de Todos Laura Velasco, confirmó que entre 2018 y 2019 se produjo un grave deterioro de la situación socioeconómica de los hogares más vulnerables.

Entre marzo y mayo se realizó la medición de talla y peso de 1138 niños, niñas y adolescentes de 0 a 19 años que asisten a merenderos y comedores comunitarios en doce barrios de la Ciudad de Buenos Aires, lo que permitió realizar la detección precoz de malnutrición.

Sobre un total de 1031 menores, según el IMC, el 52,28%, se encuentran en alguna de las variantes de malnutrición, destacando la preeminencia de los indicadores por exceso, sobrepeso 24,64% y obesidad 26,19% que superan significativamente al indicador por déficit alimentario, ya que en bajo peso se encontró un 1,45% de los niños.

Además, el análisis arrojó que en los niños y niñas de 6 a 10 años es donde la malnutrición aparece con mayor impacto, en un 56,10% de casos, mientras que en los lactantes de 0 a 2 años, se trata del 36,45%.

Los números indiccan que los niños reciben una alimentación inadecuada.

«En un contexto de creciente pobreza e indigencia, estas cifras ponen en evidencia la preocupante vulnerabilidad nutricional en la que se encuentra la población infantil de los barrios humildes de nuestra Ciudad», aseguró Velasco.

Y agregó: «Nuestra niñez está en riesgo, niños, niñas y adolescentes ven afectada su talla de crecimiento por falta de nutrientes, están expuestos a enfermedades como la diabetes infantil, llegan con desventaja a la escuela por no estar bien alimentados. La malnutrición infantil está limitando el crecimiento y desarrollo integral tanto físico como psicosocial, deteriorando la calidad de vida de nuestros niños».

En la misma línea afirmó que la problemática social se profundizó por el deterioro del ingreso familiar, que impide que en la mesa de los niños haya carnes, frutas, verduras, legumbres y lácteos, y a su vez, que se produzca un exceso de consumo de hidratos de carbono, por su menor costo.

A esta situación se suma la falta de capacidad de compra, lo que lleva a los padres a llevar a sus hijos a un comedor escolar o comunitario, lo que deja en evidencia el déficit de la política alimentaria del Gobierno de la Ciudad.

Durante 2018 Velasco y Walter Cordoba, director de Barrios de Pie de la Ciudad, presentaron un pedido de informes por la falta de inversión y el menú nutricional inadecuado que reciben los comedores escolares, pero pedido no fue respondido.

Fuente: Eldestapeweb.com

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.