Ivana Bianchi y Andrés Vallone afirmaron que respondieron al senador Adolfo Rodríguez Saá y que la relación con Alberto Rodríguez Saá “está cortada”.

Los dos diputados nacionales de Unidad Justicialista hablaron después de la polémica desatada el miércoles, por la presencia en el recinto cuando la oposición jugaba su carta en la falta de quórum para, aunque más no sea, demorar la aprobación del presupuesto del gobierno de Cambiemos.

De todo lo que se habló de la controvertida sesión (ver nota: http://sanluisnoticia.com.ar/web/el-presupuesto-quedo-adentro-de-la-estrategia-de-alberto-y-adolfo-rodriguez-saa/) uno de los temas que más se discutió fue la presencia de los cuatro diputados de San Luis, además de Bianchi y Vallone, Karim Alume Sbodio y Victoria Rosso, en la sala, que fueron clave para habilitar el inicio de la sesión.

Los dos primeros hablaron con parlamentario.com para reivindicar la decisión de habilitar la sesión del miércoles y aclarar que responden “al PJ de la provincia y a su presidente, que es el senador Adolfo Rodríguez Saá”.

“No tenemos relación con el gobernador. La relación está cortada desde el momento de la votación de la ley de aborto: él estaba a favor y nosotros votamos en contra, y desde ese momento se cortó la relación”, sostuvo Bianchi, jefa de la bancada.

“Él puede pensar que sus diputados nacionales -o los que eran sus diputados nacionales- no lo representan, pero lo que no puede decir es que San Luis no tiene diputados nacionales. San Luis tiene cuatro diputados nacionales que responden al PJ de la provincia y a su presidente, que es el senador Adolfo Rodríguez Saá”, añadió.

“El gobernador -afirmó- tiene todo el derecho de pensar como él quiera. Quizá no tenía información exacta: el Presupuesto se aprobó con 138 votos. Si no nos sentábamos nosotros, se sentaban y lo conseguían al quórum…no es que si nosotros no nos hubiéramos sentado, no llegaban al quórum. Hubo una desinformación por parte del gobernador sobre la técnica legislativa”.

Bianchi remarcó en ese sentido que el bloque tiene “la posibilidad de pensar y actuar independientemente” en cada votación. “En estos cuatro diputados no existe la obediencia debida”, enfatizó en diálogo con este medio.

La siguiente es la nota completa que difundió el sitio Parlamentario.com:

El número mágico

“¿Por qué no tendríamos que dar quórum?”, se preguntó Bianchi, quien opinó que “eso de especular con el tema del quórum es parte de la vieja política”. Recordó que Unidad Justicialista dijo presente incluso en la sesión por la ley de aborto, “aun sabiendo que estaba el riesgo de que el proyecto pudiera salir -y salió-“.

En esta oportunidad, la legisladora consideró que había que dar el debate porque “de lo contrario, le podíamos dar un cheque en blanco al Poder Ejecutivo. Más con el antecedente que tenemos de 2011, cuando por un manejo de Elisa Carrió no hubo Presupuesto y Cristina (Kirchner) pudo manejar discrecionalmente una cantidad enorme de dinero, que terminó usando en beneficio de su campaña, que fue cuando arrasó en las elecciones con el 54%”.

En la misma sintonía se expresó Andrés Vallone, secretario de la Comisión de Presupuesto y Hacienda. “Nosotros nunca evaluamos no bajar al recinto. Dimos la pelea en la comisión sobre el Presupuesto, con el que no estamos de acuerdo, y esa misma lucha teníamos pensado darla en el recinto. Sabíamos que el oficialismo contaba con los 138 votos para aprobar el Presupuesto, que eran los mismos 138 diputados que iban a dar el quórum. Pero se dio una información falsa de que nosotros cuatro aportamos al quórum para que se pudiera sesionar”, dijo a parlamentario.com.

Vallone dio su versión de los hechos: “Cuando nosotros estábamos en el recinto, había diputados que no estaban sentados pero que estaban dentro del recinto. El propio presidente de la comisión (Luciano Laspina) llegó justo en ese momento. Sabíamos que iban a tener el quórum porque tenían los números, entonces nos sentamos para que se iniciara la sesión y para que se sentara el resto de los diputados. El presidente inició la sesión justo en ese momento y 30 segundos después ya estaban los 138 diputados, y un minuto después ya bajaron el kirchnerismo, el massismo y los demás bloques”.

“Siempre tuvimos la decisión de bajar y de dar la pelea porque sabíamos que tenían el número para iniciar la sesión. Se lo comunicamos al presidente del PJ, al doctor Adolfo Rodríguez Saá, que nos dijo que le parecía bien”, comentó el diputado.

También se expresó sobre el malestar de Alberto Rodríguez Saá: “El gobernador tenía una posición que yo no comparto, que era la de no dar quórum. Nosotros creemos que eso no resuelve nada y que había que dar la pelea en la comisión y en el recinto, para tratar de evidenciar que este es un pésimo Presupuesto”.

“El gobernador habrá tenido algún acuerdo con algún sector -que nosotros desconocemos y que nunca nos transmitió- para que no se diera quórum”, deslizó Vallone, e insistió: “No dar quórum no solucionaba nada. Primero, porque tenían el número para aprobarlo; y segundo, porque dejar sin Presupuesto a un gobierno significa darle un cheque en blanco”. Según precisó el legislador, de no haber Presupuesto el jefe de Gabinete “podría hacer uso del 6% del PBI, que es más de un billón de pesos, de manera discrecional, sin ningún tipo de control”.

Al igual que Bianchi, Vallone dejó en claro a quién responde el bloque. “Nosotros representamos en el Congreso a la provincia de San Luis y al Partido Justicialista, que lo preside Adolfo Rodríguez Saá”, sintetizó.

El “Presupuesto de ajuste”

Para Vallone, que fue intendente de la ciudad puntana de Juana Koslay, el de 2019 “es el peor Presupuesto de los últimos 15 años”, porque fue “preparado por el Fondo Monetario Internacional para garantizar que le paguen la deuda”.

“Este Presupuesto es de ajuste, no tiene un solo artículo que hable de la producción ni de mejoramiento de la economía, de la salud o de la educación”, evaluó.

Unidad Justicialista había pedido -sin éxito- que se involucrara en el texto de la ley la deuda que tiene la Nación con la provincia. “La respuesta que obtuvimos fue que como ya se estaba negociando y el Gobierno había asumido esa deuda, no era necesario”, informó Vallone.

Pero el bloque sí logró “el otro objetivo, que era que se incorporara en el texto de la ley fondos que los municipios de San Luis venían pidiéndole a la Nación para llevar adelante pequeñas obras en distintos municipios de la provincia, que sumaban 385 millones de pesos”.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.