Es la Escuela N° 445 “Río Quinto” que comenzará a funcionar este año, pero no por será de gestión estatal como el gobierno les había asegurado a las familias de barrio.

A fines de 2018, los padres del barrio 640 Viviendas, uno de los últimos que se pobló en la zona Este de Villa Mercedes, depositaron sus esperanzas en la escuela que se construyó en el sector para la educación de sus hijos. La satisfacción de los vecinos era inmensa, porque les solucionaba el problema del transporte debido a las largas distancias que debían recorrer para llevar a los niños a establecimientos alejados.

Además, la escuela iba a ser de modalidad pública y de gestión estatal, algo que también llevaba tranquilidad a los padres, debido a la desconfianza que les genera una de las políticas educativas más polémicas que lleva adelante el gobierno de Alberto Rodríguez Saá: las instituciones generativas.

Las llamadas “escuelas generativas” avanzan en todo el territorio provincial con un fuerte respaldo económico del gobierno, que las define como establecimientos donde el estudiante es el protagonista del aprendizaje, con un sistema de clases invertidas. No hay aulas, sino espacios libres y motivadores.

Para las madres que en la mañana de este caluroso miércoles 16 de enero protestaban en la puerta de la escuela, ese tipo de enseñanza es un “gran engaño”, ya que los niños “no aprenden nada, les regalan el título, como si eso les ayudara en algo ¿Qué van a hacer esos chicos en la universidad?”, se preguntó una mamá indignada.

“Si el gobierno quiere ayudar a la educación, que mejore las escuelas que ya están; que ponga docentes en todas las materias; que arregle las aulas y que apoye a los docentes, a los padres y a los alumnos”, añadió.

Las “generativas”, en lo formal, son escuelas “autogestionadas”, un sistema de administración a cargo de una asociación “privada” desde siempre cuestionado por la dirigencia gremial docente, tanto por sus característica específica -entre lo público y lo privado-, como por la situación laboral precarizada de los trabajadores.

Para la Asociación Sanluiseña de Docentes Estatales (ASDE), uno de los gremios que más combate este tipo de sistemas mal llamados “innovadores”, además de los cuestionamientos a nivel educativo, representan la institución de la precarización laboral, ya que los docentes no son nombrados como corresponde -mediante concurso y designación de la Junta de Clasificación-, sino por “contratos a término”, digitados por las asociaciones que autogestionan y administran la escuela.

Lo ocurrido en la Escuela del barrio 640 Viviendas es un claro ejemplo: “El año pasado hubo llamados a concurso, mediante los cuales se designaron a cuatro docentes para cubrir cargos en la escuela. Resulta que ahora los convocaron para que firmen contratos por seis meses, algo totalmente en contra de lo que dice la ley”, contó Manuela Rodríguez, una de las madres más preocupadas por la situación de la escuela.

“Está claro que las generativas se están creando para vulnerar las condiciones laborales y precarizar el trabajo de los docentes”, añadió.

ASDE va más allá: “Esto es una forma de tercerizar la educación. Nosotros venimos luchando en contra de estas políticas desde hace muchos años”, advirtió por su parte María Inés Quatropani.

La dirigente gremial de ASDE y CTA de los Trabajadores sostuvo que, en este caso, la situación es doblemente grave: “no solamente se crea una nueva escuela generativa engañando y estafando a los padres, sino que se usa un establecimiento construido con el dinero de todos y ahora puesto a disposición de una asociación”.

La construcción de la escuela demandó una inversión de alrededor de 64 millones de pesos. Fue edificada para solucionar la demanda de las de familias que se radicaron en los nuevos barrios de la zona Este de Villa Mercedes.

“En noviembre y diciembre, cuando inscribimos a nuestros hijos, la información era que la escuela iba a ser pública y de gestión estatal. Ahora, la situación es otra. Nos sentimos estafados porque, además del engaño, nos agravaron el problema. Ahora, muchas madres no sabemos qué hacer con nuestros niños, y que no estamos dispuestas a que vayan a una generativa”, sostuvo otra mamá.

El gobierno no es claro en cuanto a la información. La agencia oficial dio a conocer que se inaugurarán dos escuelas para el barrio: una “pública” y otra “generativa”. Pero las dos funcionarían en el mismo edificio, lo que genera aún más desconfianza,

Los padres y los vecinos en general están dispuestos a seguir protestando: Este viernes 18 a las 20 harán un “abrazo simbólico” en la escuela, situada en calle Maipú y Gauna.

Adolfo y Alberto Rodríguez Saá, como Claudio Poggi, ahora aparentemente enfrentados, desde siempre han coincidido en la búsqueda de “precarizar” la docencia y “experimentar” con la educación, mediante la implementación de “innovaciones” en el sistema. En un año electoral,  los ahora competidores por el cargo de gobernador, nada tienen de diferente en este aspecto…como en muchos otros.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.