El rector David Rivarola aprobó una resolución para autorizar a los docentes a ingresar al sistema a través de un “concurso abierto”. Los profesores advierten una nueva “trampa”.

Se trata de una de las polémicas reformas introducidas por la actual conducción de la Universidad Nacional de Villa Mercedes en el estatuto, denunciadas como “maniobras” del actual rector para perpetuarse en el cargo. Las elecciones, a las que se presentará Rivarola como candidato a rector, fueron convocadas para antes de fin de año.

El artículo N° 62 de esta normativa detalla cuáles son los requisitos para ser candidatos a rector. Entre ellos, haber sido profesor ordinario o efectivo universitario “por concurso público abierto” de antecedentes y oposición de una Universidad Nacional…”.

Pero la misma conducción recién convocó a concursos “abiertos” para los cargos docentes a fines del año pasado, lo que arteramente dejó sin posibilidades a la mayor parte de la planta de profesores -que consecuentemente desde entonces accedieron a sus cargos por “concursos cerrados”- que aspiran a competir en las elecciones para los cargos de rector y vicerector.

Ante las quejas e impugnaciones presentadas por grupos de docentes, el rector aprobó una resolución, la Nº 000289/2019 “para que aquellos docentes que ingresaron al sistema con concursos cerrados puedan concursar su cargo a través de un Concurso Público Abierto”.

La resolución, de fecha 10 de abril, lleva las firmas del rector normalizador y del Secretario General, Alberto Lindow.

Según la información que publica la página oficial de la UNViMe, “a partir del día de la fecha 11 de abril de 2019, y por el plazo de 10 días hábiles, los interesados podrán solicitar se les abra el concurso por medio de la presentación de una nota”.

La reacción de los docentes no se hizo esperar: “Es una medida tomada de apuro ante el escándalo y las impugnaciones presentadas. Pero también es una trampa para no solamente dejarnos afuera de la posibilidad de una candidatura, sino de la misma universidad”, contó uno de los profesores.

“Todo lo que viene haciendo Rivarola está bajo sospecha y, lógicamente, esta resolución también ¿Por qué? Porque supongamos que un docente que accedió al cargo por concurso cerrado, ahora pide un concurso abierto. Entonces, se encuentra con un jurado totalmente parcial y dispuesto a acatar los pedidos conducción de la universidad ¿Qué a pasar? Corre el riesgo no solamente de perder la posibilidad de participar de la elección, sino que lo ‘bochen’ y que se quede sin el cargo”, explicó.

 

 

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.