Harán una manifestación el viernes en la ruta 146. Los vecinos autoconvocados buscan parar un proyecto que amenaza con dañar el medio ambiente y causar enormes perjuicios a la población.

Hace más de tres años, los vecinos se enteraron de un mega proyecto de explotación minera en un sector de las sierras que recorre el Río Gómez, ubicado a solo 4 km. de un paraje donde viven 60 familias dedicadas al cultivo orgánico y la economía familiar, y a 8 km de la misma población de San Francisco.

En medio de un sospechoso hermetismo del gobierno, los vecinos iniciaron una campaña de concientización, realizaron asambleas y comenzaron con las movilizaciones. Y no se equivocaron. A tres años de las primeras sospechas, se conocieron datos concretos sobre el proyecto, denominado Géminis, que pretende llevar adelante la empresa australiana Latin Resources.

A fines de la semana pasada, la empresa publicó en su sitio web que ya están avanzadas las gestiones mediante la firma de un acuerdo previo con el gobierno de San Luis, para comenzar con los trabajos. Aparentemente, la multinacional habría cumplimentado con la documentación requerida por la Secretaría de Medio Ambiente, un requisito que le faltaba para la autorización.

“Hasta donde sabemos, el proyecto Géminis está sostenido por informes difundidos por la misma empresa, sobre la presunta existencia de un yacimiento de litio en ese lugar. Nosotros estamos muy preocupados, porque de concretarse el proyecto, lo primero que afectarían son los recursos hídricos que bañan el paisaje y todo el valle de las sierras, donde nacen cinco ríos importantes que representan el 85 % de los recursos hídricos de San Luis”, comentó Carlos Camargo, uno de los autoconvocados.

“Se sabe, por lo que ha ocurrido en otros lugares con explotaciones similares, que estos proyectos dañan el ambiente y la vida de estos pueblos de manera preocupante”, añadió.

El expediente que inició la empresa para conseguir la habilitación tiene más de 1.500 fojas. Había quedado “en suspenso” en la Secretaría de Medio Ambiente, a cargo de Natalia Spinuzza, una de las funcionarias que a principio de año se reunió con los vecinos.

“Motivados por la difusión que tuvo la situación en medios nacionales, entre ellos, en el diario Página 12, funcionarios de Medio Ambiente vinieron a San Francisco para hablar con los vecinos. Dijeron que nos quedáramos tranquilos, ya que el expediente estaba trabado porque la empresa no había cumplimentado con la presentación de la documentación. Pero, lógicamente, inferimos ¿qué va pasar entonces si cumplimenta esa documentación?”, señaló.

Y, según la misma difusión que hizo la empresa la semana pasada, ya habría presentado el resto de los papeles para firmar un acuerdo previo con el gobierno.

“Nosotros estamos resistiendo ese proyecto desde hace tres años y ahora decidimos endurecer las medidas. Por eso, convocamos a todos los vecinos de San Francisco, de la zona y de toda la provincia, a juntarnos este viernes 1° de febrero a las 8 en la plaza Pringles de nuestra localidad, para partir a las 8.30 en una marcha a la ruta 146, distante a unos 10 km”, anunció.

“Vamos a hacer un corte de media calzada en la ruta para distribuir folletos y hablar con todos los que circulen. Además, vamos a pedirle a la gente que nos ayude a través de la firma de un petitorio dirigido al gobernador Alberto Rodríguez Saá”, añadió.

La ley

Camargo explicó que si bien el Código Minero Nacional habilita la actividad minera, también la ley y otras legislaciones provinciales y ordenanzas locales, dejan en claro que ninguna explotación debe perjudicar el medio ambiente.

“Nuestra provincia, en cuanto a legislación, es una de las más progresistas. Lo que pasa es que hay articulados de las leyes que no se reglamentan. No obstante, todo depende de la decisión del gobierno. Si esas leyes se cumplen, como por ejemplo la de 2014 que protege las sierras centrales, o la de 2010 sobre los bosques nativos, la megaminería no sería posible en San Luis”, explicó.

San Francisco cuenta además con una ordenanza sancionada y promulgada el 20 de septiembre de 2017 “que prohíbe la explotación minera en todo el ejido municipal y de toda la actividad y uso de megaminería tóxica”.

El proyecto en cuestión está ubicado a 1 km. del ejido municipal de San Francisco. “No obstante, por la prohibición de la misma ordenanza la empresa debería ingresar por otras localidades para llevar adelante el proyecto. En la normativa se invita a otras localidades a sumarse para que también prohíban la megaminería”, aclaró.

 

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.